Nuestras amigas las férulas de extensión dinámica de las articulaciones IFP de los dedos trifalángicos

Tantas veces recibo en la consulta dedos trifalángicos rígidos en flexión ….. Tantas veces el paciente se recupera tan sólo prescribiéndole una férula de extensión dinámica de la IFP…. Que he pensado sería bueno hablar sobre estas férulas.

La articulación interfalángica proximal de los dedos trifalángicos es una articulación troclear . Para poder flexoextensionar en su totalidad requiere:
– unas superficies articulares congruentes
– unos tejidos blandos circundantes flexibles, no retraídos y con capacidad de deslizamiento de los unos sobre los otros.
Si ello no se cumple, la articulación evolucionará a la rigidez. Hablamos de rigidez en flexión cuando la articulación tiene un déficit de extensión; etiquetamos de rigidez en extensión cuando la IFP presenta un déficit de flexión.

Habláremos hoy de la rigidez en flexión de la IFP.
Qué la provoca?
1/ La mayoría de los casos aparecen tras un traumatismo en hiperextensión de la IFP mal inmovilizada!!. Tal como explico en la entrada “cómo y porqué inmovilizar las MTCFs y las IFPs” que podéis encontrar en este blog, las IFP deben SIEMPRE ser inmovilizadas en extensión completa . Si la articulación no se halla en extensión, los ligamentos colaterales ( principal y accesorio) y la placa volar se encuentran en una situación acortada. Si permanecen acortados más de 2 semanas, en el contexto de un dedo traumático ( edematoso, con procesos reparadores celulares en acción) , quedarán rígidos y acortados: si ello pasa, no permitirán a la IFP tener una extensión pasiva completa.

2/otras causas de dedo rígido en flexión post traumático son:
– las lesiones de las poleas que provocan que los tendones flexores adquieran una posición en cuerda de guitarra
– las cirugías practicadas a nivel de los tendones flexores
– las fracturas articulares de la IFP

En todos estos casos debemos recordar la utilidad que nos ofrecerá el uso de una férula de extensión dinámica de la IFP.

20131020-114908.jpg
La férula permite al paciente la movilidad activa en flexión de todas las articulaciones del dedo. Cuando el dedo está en posición de reposo, la férula elogia progresivamente todas las estructuras volares de la IFP, es decir, la placa volar, la inserción a la placa volar del ligamento colateral accesorio, la piel y hasta la polea.
Pero para qué sea útil debe cumplir una serie de requisitos: por ello la talla de la férula es muy importante. En la zona proximal la férula debe apoyarse a nivel de la cara volar de la articulación metacarpofalángica, es decir a nivel de las últimas líneas transversales que tenemos en la palma de la mano. En la zona distal la férula debe apoyarse a nivel del cuello de la segunda falange (F2), es decir no debe sobrepasar la línea palmar de la articulación interfalalángica .
Debemos explicar al paciente que la fuerza que ejerce la férula puede graduarse : si antes de colocársela la flexiona del todo, tendrá menos fuerza de extensión. Debe colocarla así al principio del tratamiento pues sí empieza con una férula con gran poder de extensión le dolerá y no la llevará. A medida que vaya tolerando el uso de la férula, debe darle más tensión. Ello se consigue extendiendo el muelle antes de colocársela.
Al principio, no debe recomendarse su uso continuo para evitar edema del dedo y mala tolerancia por dolor. Debe irse aumentando el tiempo de uso progresivamente.
Todas las rigideces en flexión sin artrodesis articular de base mejoran con el uso de la férula de extensión dinámica de la IFP.

Este es el caso de una reparación de tendones flexor de un anular. El paciente presenta una rigidez en flexión de la IFP y de la IFD. La IFP tiene MOBILIDAD activa no así la IFD a la que se le practicó una tenodesis del FDP.

20131020-120241.jpg
Para disminuir la deformidad en gancho residual, se prescribió una férula de extensión dinámica del dedo.
Este es el resultado obtenido:

20131020-121248.jpg

20131020-121302.jpg

20131020-121313.jpg

20131020-121502.jpg
Este paciente presenta lesión de poleas A3 y A4. Antes de plantear una opción quirúrgica reparadora debe llevar una férula de extensión dinámica de la IFP . Con ella la rigidez en flexión articular a 60 grados que presenta mejorará . La cirugía será menos compleja y el resultado final será mejor.

Recordad: una férula de extensión dinámica bien puesta, bien explicada al paciente , y bien controlada evitará pacientes insatisfechos y artrolisis quirúrgicas de la IFP innecesarias.

Anuncios